TRADUCTOR

AMOR ETERNO




… Una mujer ciega desde nacimiento.
Como toda mujer, creció, fue a la escuela, estudió, hizo amigos, se sacó un bachillerato, una carrera y se enamoró.
Él era vidente, y le decía que era la más hermosa de todas aunque ella no pudiera verse, y añadió que ojala pudiera hace una fotografía para congelar el momento y así tuvieran las oportunidad de recordarse juntos, felices y enamorados en los años venideros.
Ella repuso con  una sonrisa que podía ser posible, y él contestó apenado que aunque se hiciera, nunca podría verlo.
Ella insistió y le pidió que le consiguiera un bloque de mármol.
Él, que veía, vivía y respiraba por ella, se lo consiguió.
Entonces la mujer empezó a pulirlo, pidiéndole únicamente que se acercase de vez en cuando para acariciarlo con las manos y así poder llevar sus rasgos a la piedra.
Y lo consiguió.
Al cabo de 7 días y 7 noches el bloque se había transformado en dos figuras, una femenina y la otra masculina, y era como mirar a un espejo.
El hombre quedó asombrado por la fidelidad de los trazos, la curva de la mandíbula, las rayas que marcaban una barba cerrada al estilo hipster, la línea recta de la nariz, una mirada profunda que él no supo cómo había logrado sin haberle visto nunca los ojos.
Igual que ella, que nunca se había mirado a un espejo, ¡pero ahí estaba!, encerrada en la piedra, con su cabello que parecía querer revolotear en cualquier momento, sus labios mostrando una leve sonrisa, el cuello fino… Y, entre los dos cuerpos, las manos entrelazadas, sólidas, para que nunca fueran separadas.
—¿Cómo has…? —Empezó a preguntar, pero ella le interrumpió.
—Te conozco. Te veo. Y aquí tienes tu fotografía, de modo que podamos verla ambos y recordarnos jóvenes, juntos, felices y enamorados.

Para siempre.


19-05-15



No hay comentarios:

Publicar un comentario