TRADUCTOR

HOGUERAS


El fuego lamía con ávidos lengüetazos los libros, en busca de sangre de tinta y carne de papel. Las llamaradas se elevaban metros y metros sobre las cabezas de los reunidos en aquella plaza, que gritaban de júbilo mientras arrojaban aquellas infames novelas y las veían arder. Todos gritaban y celebraban alrededor de la hoguera… excepto una enjuta figura.
Un hombre mayor, con el rostro surcado de arrugas, la piel sudorosa y manchada por rastros de ceniza, miraba con ojos horrorizados la ominosa escena, abrazándose a sí mismo bajo la gabardina.
No era la primera vez que ese hombre lo había vivido; entonces era tan solo un niño. Sin embargo, recordaba a la perfección los uniformes de los soldados, los brazos alzados y las banderas. En aquel momento los libros prohibidos eran muy distintos, y se quemaban la cultura, la democracia y la libertad. Con su tierna edad no recordaba a qué se debía aquel alboroto. Luego lo comprendió, y luchó contra ello.
Noventa años después se repetía la escena, pero quemándose todo lo contrario: la homofobia, la xenofobia, las novelas escritas por los dictadores y las personas más horribles que habían pisado la faz de la Tierra. Y él lloraba, mientras el resto los veía arder con una sonrisa.
¿Por qué?
El hombre lloraba porque el acto de quemar libros en sí es horrible. También lloraba porque si se quemaban las ideas de aquellas monstruosas personas, ¿qué evitaría que la humanidad volviera a cometer las mismas atrocidades o incluso peores? Creía firmemente que como fuente de cultura todo debería ser preservado, lo horrible y lo maravilloso sin distinción, y que lo que debía marcar la diferencia eran la educación en las personas y la ética. Lloraba, ¡por supuesto que lloraba! Porque sabía que bien podían consumirse todos de ejemplares del mundo, entre mucho jiji jaja, borrando las letras para siempre, pero que, sin embargo, el fuego sería incapaz de consumir el odio que se encuentra en los corazones de los hombres.
El hombre lloraba por todo eso, y también porque no veía que nadie más estuviera llorando.


Lo primero es lo primero...


¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!



¿Os acordáis de aquella entrada de Día del libro? Pues esta vez he decidido celebrar este día tan maravilloso con un microrrelato que presenté en el Número 7 de La Avenida, ¡Especial Mes del Libro! y que podéis disfrutar aquí. Hay entrevistas, reseñas sobre clásicos, sobre obras de teatro, o poesía, y mucha mucha literatura juvenil. Al redactar el Descubriendo a... los hombres lobo, se me ocurrió que quizás podría recopilar todos los dibujos sobre el tema, al igual que hice con los dragones. ¡Pero bueno! Ya se verá ;)


Espero que disfrutéis de la celebración y que leáis muuuchos libros.
Hasta pronto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario