TRADUCTOR

Relato juevero: Mi miedo y yo


¡Muy buenas!

¿Qué tal lleváis el jueves? Esta vez os presento un relato a raíz del reto de los Relatos Jueveros. ¡Es la primera vez que participo! Aquí podéis ver la convocatoria y apuntaros si os apetece. La verdad es que yo he tenido la suerte de contar con la ayuda de Roxi (Soñando uno de tus sueños) que me ha explicado con todo detalle el funcionamiento de la actividad y me ha animado a participar. Espero que os guste y que esté todo cumplimentado correctamente.


CASI MORIR


Muchas veces no nos damos cuenta de lo que realmente tenemos hasta que no pensamos que podemos perderlo... o lo perdemos.
Es una sensación horrible el tener miedo de no poder volver a ver a una persona, de hablarle, besarla, darle los buenos días cada mañana y por la noche irte a la cama pensando en que desayunarás al día siguiente otra de sus sonrisas.
Día a día te enfrentas a mil y un problemas y preocupaciones: que si exámenes, discusiones con los amigos... Pero cuando te llaman, diciéndote que esa persona está en el hospital, en urgencias y que no saben lo que tiene, el corazón se te sube a la garganta y todo lo demás te parece una estupidez y una pérdida de energía.
Entonces llega el turno de las mil llamadas.
De las preguntas.
De las vagas respuestas.
Del ir de un lado para otro y no encontrar un taxi.
Del hace frío y es de noche.
Y, además, del no tener saldo en el móvil.
Los nervios golpean tu faringe impidiéndote tragar bien y hablar, y haces todo lo posible para no llorar, de tristeza, de nervios, de no saber con qué te vas a encontrar. Nunca te había pasado nada como aquello y piensas que es una sensación muy diferente la de cuando tú eres el paciente a cuando es la persona querida a la que han ingresado.
Entonces por fin consigues subirte a un auto y llegas al hospital. La mujer de la recepción te mira a ti y a tu madre con rostro aséptico cuando preguntas por el paciente en concreto. Ella busca su nombre, confirma su llegada e informa del horario de visita.
Ahora no.
Pero le das las gracias, te das media vuelta, y cuando no mira, te cuelas en el primer pasillo que encuentras y lo buscas desesperadamente. Como si fuera cosa del Destino os cruzáis. Lo llevan en una camilla. Pese al miedo, os sonreís. Ahora sólo queda esperar el veredicto.
El Dr. Gregory House decía en uno de sus capítulos:
"Casi morir no cambia nada. Morir lo cambia todo."
Tiene razón... en parte. Porque el sentir de vez en cuando el filo de la Muerte, ¡ya sea en tu cuello o en el de otra persona!, cambia completamente la perspectiva.





26 comentarios:

  1. Es la angustia de la espera, de no saber, de sentir que el dolor te supera, creo que todos o la mayoría ha pasado por algo así, Dafne, muy buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchísimas gracias por tu comentario. Sí, es una pena que tengamos que pasar por situaciones tan dolorosas, pero así aprendemos a apreciar los momentos felices, ¿verdad?
      Un besazo

      Eliminar
  2. Muy cierto. Sentir la cercanía de la muerte nos cambia totalmente, nos hace sentir con crudeza que somos vulnerables y que a partir de esa convicción sería bueno cambiar y reorganizar nuestras prioridades. Muy buen texto para sumarte a nuestros encuentros jueveros... bienvenida!
    Un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey! Completamente de acuerdo con lo que dices. Además, puede parecer irónico, pues con el transcurso de la vida conocemos más la muerte, hasta que se hace inevitable llegar a ella.
      ¡Mil gracias por la bienvenida!
      Abrazos ;)

      Eliminar
  3. Tienes toda la razón el tiempo que transcurre desde que te confirman una mala noticia hasta que llega el veredicto final ese tiempo es terrorífico , de angustia , de miedo de todo , y es ahí donde en décimas de segundos te das cuenta de lo que estás o puedes estar a punto de perder ..
    Un saludo y felicitaciones .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! La verdad es que nunca he vivido una noche tan terrorífica como la de aquella vez *__* Luego, mirándolo en perspectiva, también fue estimulante: me di cuenta de lo mucho que quería (y sigo queriendo) a esa persona.
      ¡Muchísimas gracias por el comentario! Un placer participar.

      Eliminar
  4. ¡Hola! ¡Gracias por la mención! Me alegra que hayas logrado animarte <3 Me encanta el texto, creo que es realmente lo que puede llegar a causarte más miedo y que no te das cuenta hasta que llega esa situación límite ¡qué angustia! Y ahí sí que no tienes palabras para calmarte. El dolor emocional es terrible y la incertidumbre muchísimo peor.

    Me ha gustado mucho cómo lo has encarado, te ha quedado precioso.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey, Roxi! Faltaría más con todo lo que me ayudaste ;) ¡Ya no sé ni cómo agradecértelo!
      De momento no se me ocurre una situación que cause más miedo que lo descrito, al menos desde mi experiencia, así que ahora me pasaré a leer miedos por otros blogs.
      ¡Me alegro de que te haya gustado!
      Un besazo

      Eliminar
  5. Desde luego que la cambia, porque valoras más cosas que antes no valorabas tanto, las caricias, los abrazos, un buenos dìas, y te das cuenta que en un ¡zas! lo puedes perder. Así es la vida, un poco de felicidad y más miedos de los que quisiéramos.
    Bievenida y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, desgraciadamente tenemos más miedos de los que quisiéramos, aunque también estos nos hacen más fuertes ;)
      ¡Gracias por esta calurosa bienvenida!
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Has hecho una entrada triunfal en los jueveros ¡Que texto! Me has tenido con el alma en vilo como si yo misma lo estuviera viviendo y es que en momentos como esos es cuando sabes cuanto quieres a una persona (por desgracia). Bienvenida y deseo que te quedes entre nosotros, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No me esperaba algo así, la verdad! *__* Llevo unos días que sigo sin creérmelo, y al mismo tiempo me da muchas ganas de seguir participando.
      Muchas gracias por el comentario.
      ¡Besos!

      Eliminar
  7. La salud es algo que no valoramos lo suficiente hasta que la perdemos, lo mismo ocurre con algunas personas que aunque sabemos que las queremos valoramos aún más su cariño cuando estamos a punto de perderlas. Has planteado muy bien una situación realmente angustiosa.
    Ha sido un placer leerte, espero que sigas participando!
    Bienvenida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, una de las cosas más importantes (e infravaloradas) es la salud. Como escritora me alegro de que haya conseguido crear este efecto con el relato, y por otra parte es una pena que tantos nos sintamos identificados.
      ¡Gracias por la bienvenida!
      Un beso

      Eliminar
  8. Hola, Dafne.
    Antes que nada, bienvenida al círculo juevero.
    Estar en contacto con la muerte te hace cambiar la perspectiva de la vida. Definitivamente.
    Al pasar por estas circunstancias también nos trae sabiduría. Nos hace valorar más a nuestra familia, amigos y hasta nuestras mascotas. Me gusto el valor de tu texto introspectivo, muy bien elaborado para este jueves de miedos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente de acuerdo! Espero que todos estos miedos, a la larga, tengan ese efecto en la sabiduría, como dices ;)
      Me alegro de que te gustase el relato y ¡gracias por la bienvenida!
      Un besazo

      Eliminar
  9. Qué buen relato y que buena frase la última...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Sí, House tiene unos diálogos maravillosos *__*

      Eliminar
  10. Hola Dafne. En primer lugar, darte la más cariñosa bienvenida a nuestros encuentros jueveros.
    El miedo, la angustiosa incertidumbre ante la trágica posibilidad de la cercanía de la muerte para alguien muy querido, es espantoso. Yo lo he vivido y coincido con su enorme magnitud. Sin embargo, es mayor cuando los peores presagios se cumplen. Te aseguro que todos los anclajes que nos dan estabilidad en la vida saltan por los aires y entonces el miedo con mayúsculas se apodera de nosotros ante la duda de si volveremos a encontrar la paz y la serenidad necesarias.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Pepe! Muchas gracias por la bienvenida, es todo un placer ;)
      Afortunadamente, las situaciones que he vivido relacionadas con este tipo de miedo nunca han desembocado en el peor presagio, como dices. Espero que cuando lleguen y salte el ancla, agarre bien el timón y salga airosa de la tormenta.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Esa sensación es horrible, esa ansiedad. Aunque creo que casi morir también lo puede cambiar todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera vez que escuché la frase también tuve sentimientos encontrados con ella... ¿Morir lo cambia todo, y casi morir no cambia nada?
      El capítulo es el primero ("Morir lo cambia todo") de la quinta temporada de la serie, por si te apetece contextualizar la frase ;)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  12. Bienvenida tu y tus miedos. Estupendo relato que cierras con esa frase genialllll.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Igualmente, bienvenida a Sine Die ;)
      Besos

      Eliminar
  13. Bienvenida Dafne, y ese miedo que hoy nos presentar si que cambia todo. Buen final.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por la bienvenida! Me alegro de que te gustase el final.
      Besos

      Eliminar