TRADUCTOR

EL MIEDO

Hoy hacía un poco de fresco por la mañana ,y treinta y cuatro personas nos hemos despertado nerviosas por dos exámenes que significaban el principio y el fin de nuestra jornada escolar.
Sin embargo, en cuanto hemos dejado atrás las rejas del instituto, el nudo de los nervios ha desaparecido de nuestros estómagos y lo único que podíamos pensar era…



¡Halloween!

Estoy segura de que ya habéis oído un millón de veces los orígenes de esta celebración, así que hoy hablaré de un tema que está relacionado con este, un tema del que, en mi opinión, pocas veces se habla, pero primero os pondré en antecedentes de cómo se me ocurrió la idea:
El otro día, en clase (¿qué queréis que le haga?, soy estudiante, y las ideas se me ocurren mientras estudio), estuvimos viendo la filosofía de Epicuro, un hombre griego, culto, perteneciente al periodo helenístico, que sostenía que el placer es el principio y el fin de la vida feliz, mientras que lo malo es aquello que nos produce dolor.
En la explicación apareció una palabra: Tetrapharmakos.
Sí, tetrafármacos,… “cuatro remedios”, una palabra que el propio Epicuro utilizó para definir el cómo combatir cuatro miedos que, según él, nos alejan de la felicidad: el miedo a Dios, a la Muerte, a los Males de la vida y el miedo al Destino.
Yo no estoy aquí para hablaros de cuál es la clave para conseguir la felicidad. ¿Cómo podría hacerlo, si ni yo misma la sé? Yo estoy aquí, para hablaros de un tema mucho más presente en nuestras vidas: EL MIEDO.
Miedo. Una palabra que con solo pronunciarla nos evoca nuestros propios temores y que da nombre a una emoción. Cuando lo sientes, tienes un sabor amargo en la boca, el corazón te late deprisa, te recorren escalofríos por la espalda y el cuerpo se te queda helado.
Decidme si podéis, ¿quién no ha sufrido alguna vez alguna clase de miedo?
Tú, por ejemplo… Seguro que de pequeño tuviste miedo a la oscuridad, o a los monstruos que había debajo de tu cama. Tranquilo, yo también los tuve. O quizás te dan miedo las alturas… o las arañas.
¿Pero por qué sentimos miedo? ¿Qué sentido tiene pasar un mal rato y por qué eso nos impide ser felices en la mayoría de los casos? Y digo “en la mayoría de los casos” porque a todos nos ha gustado ver una película de terror, o montarnos en una montaña rusa o jugar un videojuego de miedo; a mí, personalmente, me encantan las historias de terror. Claro que, pensándolo mejor... ¿eso es verdadero miedo? Es posible que accedamos a hacer todas estas cosas simplemente por el hecho de que sabemos que no nos van a hacer ningún daño, que es un miedo ficticio, que por mucho que te pongas en la piel del personaje es a él a quién le pasa la acción y no a ti.
¿Y qué pasa cuando es un miedo justificado? Mi gran temor es que le pase algo malo a mi familia, más concretamente a mi hermana pequeña,… y no me refiero a la muerte. No, a mí no me da miedo la muerte, aunque no sepa que hay después de esta. Sin embargo, tengo terror absoluto a quedarme ciega, pero no por la oscuridad, sino porque me encanta escribir, dibujar, leer, ver películas… y si no pudiera hacerlo, no sería yo. Tampoco me gustan los payasos diabólicos ni las muñecas de porcelana, esas que dan tanto yuyu. ¿Que por qué? La verdad, no tengo ni idea, simplemente sé que es así, lo cual hace que proponga otra pregunta: ¿todos los miedos están justificados?
Al fin y al cabo, somos humanos.
Normalmente tememos aquello que desconocemos. Sin embargo, cada uno tenemos nuestros propios fantasmas, y en algún momento nos enfrentamos a ellos y llega la hora de superarlos y de plantarle cara a otros miedos.

O no, claro, eso dependerá de tu elección.




No hay comentarios:

Publicar un comentario