TRADUCTOR

“Nosotros somos cual lepidópteros”

     Nosotros, somos como las mariposas, “y estamos perdidos cuando dejamos de buscar la orientación de tierra firme”, es decir, en cuanto centramos nuestra atención en cuestiones que no tienen respuesta, nos sentimos perdidos porque estamos tan fijos en la tierra que en cuanto nos elevamos un poquito, ya es demasiado para nosotros.
     “Pero no nos contentamos en estar en ella”. Claro, la humanidad es así, somos unos inconformistas, y quizás también lo sean las mariposas. Así que cuando nos atrevemos a volar, a ver las cosas desde otro punto de vista, nos tiemblan un poco las alas, nos sentimos inseguros porque hemos cruzado la línea de lo que conocemos y nos hemos asomado a la ventana de lo desconocido. Nos hemos asomado y temblamos por lo que vemos, ¡y parecemos tan ridículos para los que están en tierra firme! Pero claro, ellos así viven seguros y satisfechos, pues no se atreven a dar el primer paso, a parecer vulnerables (como supuestamente son las mariposas) En cambio, aquellos que sí lo han probado, “aquellos de quienes se ha apoderado la inquietud”, ¡lo comprenden y saben que el primer aleteo, aunque sea de inseguridad, lleva a otros aleteos que pueden conducirte a lugares que los que se quedan en tierra firme nunca llegan a visitar!
     En mi opinión, no se debe infravalorar el poder de una mariposa, porque como bien dice la frase:

“El aleteo de una mariposa a un lado del mundo,
puede provocar huracanes al otro lado”.



     Esta es como una continuación a esa entrada que subí cuando estuve “hablando” con una polilla mientras me tomaba un cacao después de estar estudiando toda la noche. Es una continuación bastante curiosa, porque ni yo misma sabía que la iba a escribir cuando subí la otra entrada. Todo ocurrió cuando, dos días después de esa noche o así, empezamos a hablar de Metafísica en Filosofía y el profesor nos mandó de deberes interpretar un pequeño texto que salía en la página. Era un fragmento de Karl Jaspers, de La filosofía desde el punto de vista de la existencia. Y para mi sorpresa, ¡el texto hablaba de mariposas! Ocurrió de la misma forma que cuando conoces a una persona, te la encuentras en un transcurso de tiempo muy pequeño repetidas veces. Así que hice el trabajo, recordando la escena, y me dije que debía subir este pequeño comentario de texto como continuación.
     ¡De modo que aquí tenéis! Una entrada más sobre mariposas ;)


PD: La foto es un “tatuaje” que le hice a una amiga hace no-se-cuántos-años, que cuando le dije que estaba recopilando fotos y dibujos para subir al blog, consiguió rescatar ésta y me la mandó rápidamente. ¡Desde aquí te mando besos y abrazos, amiga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario