TRADUCTOR

23 de marzo

¡Buenos días, criaturillas tropicales! ¿Sabéis qué día es hoy?

Sí, cariño, ya tardaba mucho en dedicarte esta entrada, sólo para ti, aunque ya sabes lo mucho que te quiero. Puede que no lo diga muy a menudo por mi forma de ser —sí, es cierto, no estaría de más que lo repitiera—, pero es la verdad. Eres una de las mejores amigas que he tenido y que sigo manteniendo. Nos conocemos desde hace… ¿9 años ya? Ufff, cómo pasa el tiempo, eh, ¡y pensar que parece ayer la primera vez que hablamos!

Me acuerdo perfectamente de ese día: fue en 5º de primaria, uno de esos momentos del año en el que nuestros profes nos hacían cambiar de lugar nuestra mesa para colocarnos al lado de compañeros, a derecha e izquierda, con los que nunca nos hubiéramos sentado antes, ¡y no valía ponerse chicas por un lado y chicos por otro! Me acuerdo de llevar la mesa alzada, de toparnos la una frente a la otra y decir: “Hey, ¿nos ponemos juntas?”


A partir de ese día comenzamos a hablar y hablar, a quedar por las tardes. ¡Fuiste la primera con la que salía sin los padres! 10 años teníamos más o menos, al principio recorriéndonos el barrio y luego ampliando más y más el mapa, hasta que ahora somos capaces de patearnos toda la ciudad.
Pero no adelantemos acontecimientos, porque juntas hemos pasado taaantos momentos…
Esas primeras veces que hablamos, nos dimos cuenta de todas aquellas cosas que teníamos en común: nos encanta dibujar, escribir, soñar despiertas, leer —Harry Potter 4ever—, bailar, cantar… Aunque esto último se te da mil veces mejor a ti ;) Tienes una voz realmente dulce para las canciones. ¡Ah! Eso sí, en Halloween da un poquito de miedo cuando cantas esta canción:

Uno, dos, suena la llamadaaaa
Tres, cuatro, vienen a por tiiiii
Cinco, seis, todos moriréissss
Siete, ocho, comiendo un bizcochoooo
Nueve y diez, ¡empezamos otra vez!


Bueno, pues aprovechando que ya hemos introducido el tema, hablemos de esas fiestas… ¡nuestras fiestas!… que pasarán a la Historia:

Gracias a ti, he visto las mejores brujas, la mejor Favole —básicamente fuiste tú la que me descubrió el hermoso mundo de Victoria Francés— y el mejor Sombrero Loco. Eres una persona imaginativa y creativa que tiene una mano para los disfraces… ¡chapó! Y ni qué decir de los cumpleaños; tus regalos son únicos e inigualables, como tú. Álbumes de fotos hechos a mano, corchos con notas y más fotos, juegos de pistas con sobres de colores, vídeos con los que es imposible que no se te salten las lágrimas… ¿Recuerdas cuando nos apuntamos al concurso de IES Fama y dibujamos nuestras propias camisetas en tu galería? Tuvimos que cubrir el suelo enteramente de plástico para no manchar nada, conseguir cartones en la panadería para las plantillas, y armadas con mascarillas y aerosoles, cortamos las camisetas y las tuneamos al estilo Time Travellers.




Sí, porque además de cantar y festejear, hemos participado en obras de teatro, en bailes tanto de educación física como de concursos, siendo originales al 100% al 99,9% (rectifico, porque si no quedaré en entredicho con el Ser o no ser original). La verdad es que los del teatro se quedaron con la boca abierta al ver nuestra coreografía, nuestro mix sobre la Máquina del Tiempo y nuestro trabajo en equipo. Fue una genial experiencia y GRACIAS por señalar el cartel aquel recreo de invierno.

También están las celebraciones de la ciudad, como cuando fuimos a comer al Parque de Tío Jorge en Cincomarzada, o las fechas que solo nosotras celebramos, como el 15 de marzo, en el que solemos ir a hacernos fotos al Parque Grande o el 26 de junio y el 26 de diciembre, que estoy segura de que supondrán el origen de dos historias geniales para grabar cortos en verano.




Hablando de películas… Para mí (y ya me perdonarás lo que voy a decir a continuación porque sé lo mucho que ella te gusta) eres una actriz/cantante infinitamente mejor que Lali Esposito o cualquier otra. ¿Qué por qué? Porque eres tú, Barby. Porque aunque tú no te veas guapa ¡calimera!, lo eres, con tus ojazos marrones que brillan de emoción cuando quedamos los viernes y hablamos de nuestras cosas, tu pelo que lo he visto cambiar de color como estaciones ve pasar el año —eso sí, a nadie le sientan tan natural los tintes como a ti, #seadicho—, tu piel perfecta, tu sonrisa sincera… Quedas perfecta ante una cámara. Por supuesto, esto se debe tanto a tu imagen y a tus palabras. Eres una chica a la que no le importa decir las cosas tal cual se le pasan por la cabeza, y eso es una de las cosas que más aprecio de ti: la honestidad. ¡Qué demonios! Si tienes cualquier problema, lo dices a la cara, y eso, para mí, vale oro. Así que he aquí el segundo GRACIAS.

Es cierto que alguna vez hemos discutido… De hecho, creo que solo hemos discutido una vez. Pero discutido de verdad, de esas discusiones con las que dejas de hablarte con la otra persona por un tiempo y, una de dos: se rompe la amistad o se retoma con más fuerza; al parecer, y me alegro de ello, nuestro caso fue el segundo.
Desde entonces quedamos siempre que podemos. ¡Los viernes son sagrados! A menos, claro, que estemos en 2º de bachillerato y los malditos exámenes y trabajos nos los roben… Bah, pero aun después de meses sin vernos, se nota lo férrea que es nuestra amistad. Sí, porque siempre están esas personas con las que te ves todos los días pero parecen estar a miles de kilómetros, y en cambio tú eres de las que de normal no veo el pelo, pero que cuando quedamos es como si no hubiera pasado el tiempo.

Uy, ¿me estoy extendiendo mucho? ¿Paso ya a la última parte? Aún no he dicho lo más importante… ¿Estás preparada?


1.....2.....3....

¡FELICIDADES PRECIOSA!


Te repito que me tienes aquí para todo lo que necesites, que me encanta escucharte, cotillear contigo, reírnos, hacer de días normales y corrientes fechas especiales, jugar al juego de las sillas… Bien que tienes bajo tu posesión un giratiempo, y que no estaría mal echarle un vistazo a toooodos aquellos buenos momentos que hemos pasado juntas, pero prefiero mirar hacia delante y asegurarme de que vayan a añadirse otros tantos. ¿Qué me dices?

Así que cuando llegue la noche, en vez de despedir este 23 de marzo con un adiós, digamos al 24…






No hay comentarios:

Publicar un comentario