TRADUCTOR

QUÉ HACER EN VERANO






¡Ya estamos en verano!
Wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
Quería haber escrito esta entrada hace varios días, pero he estado bastante ocupada, I’m sorry, y soy plenamente consciente de que he desatendido un poco el blog y que he obviado por completo mi planning de verano (si es que las primeras semanas aún puede funcionar, pero luego llega inevitablemente el desmadre padre)
De esta forma os adelanto que Alter Ego está en proceso de escritura, ¡y tengo la mente a rebosar de ideas! También tengo muchos dibujos por publicar, nuevos proyectos que aún estoy si debo subirlos o no al blog y, por supuesto, sigo con mi novela *-*

Pero bueno, hoy estamos todos aquí reunidos para unir en santo matrimonio el verano con nuestras vidas. Y para empezar, yo os pregunto:



¿Qué es el verano?


Verano es calor. Piscina, mar, ciudad, montaña... Salir con los amigos hasta tarde aprovechando el fresco de la noche. Ventiladores (o aire acondicionado). ¡Y tantas palabras que se nos haría mañana nombrándolas!
Es cierto que no todos tienen vacaciones en verano, pero los estudiantes y profesores tenemos asegurados estos casi tres meses de “descanso”, y lo digo entre comillas porque puedes pasarte el verano de muchas maneras dependiendo de diversos factores del no-verano, que en las siguientes líneas estoy dispuesta a enumeraros.



¿Qué hacer en verano?


Nota: si clicáis en cada título, se os enlazará a una canción significativa.





En verano puedes dormir toooodo lo que no has podido dormir durante el curso y recuperar las horas de sueño.
Ya sé que es difícil hacerlo cuando por la noche la temperatura se mantiene a más de 30ºC (en mi ciudad, ahora a las 21h, estamos a 39ºC *carita del grito de wassap*), pero vale la pena hacer el esfuerzo de rendirse a los brazos de Morfeo y fundirse en un sueño reparador.


El verano es perfecto para descansar y relajarse, lo cual nos lleva al siguiente apartado:





No hacer nada. Absolutamente nada.
Con esto me refiero a bajar al parque más cercano, por ejemplo, con la música tronando en los oídos a través de los auriculares conectados a tu móvil, que reproduce sin parar tus mejores hits, sentarse en un banco y limitarse a observar a la gente que pasa a tu alrededor, a los pajarillos que revolotean sobre tu cabeza picoteándose entre ellos enloquecidos por el calor, a la fila de hormigas que llevan comida al hormiguero más cercano, mirar simplemente el cielo buscando formas raras en las nubes…
Esperad un momento. Ya con solo pensar en tener que vestirte y bajar a la calle es mucho trabajo. ¡Bah! Es suficiente con estar tumbado en tu cama, completamente despierto, pero sin hacer nada excepto respirar para ser un buen vagoneta, tal y como decimos en mi casa ;)


Por supuesto, no te puedes pasar el verano entero holgazaneando, así que comencemos con acciones más productivas:




Desgraciadamente para aquellos que hayan dejado asignaturas pendientes para septiembre, deben pasar todo el verano estudiando.
Sin embargo, también se puede estudiar por placer.
Estaréis pensando: “A Dafne se le ha subido el calor a la cabeza … ¿Quién querría estudiar en verano?”
Aquí tenéis una respuesta más o menos convincente: YO.
¿Y por qué no?, os pregunto. En verano tienes todo el tiempo del mundo para aprender idiomas, por ejemplo (esa es la razón por la que he enlazado la canción de Mika al título) Además, donde sea que te alojes, siempre te encontrarás con gente extranjera haciendo turismo: alemanes, ingleses quemados por el sol (se les reconoce en cualquier parte), rusos, japoneses con sus clic clic de las cámaras o… ¡qué se yo! chinos. Es muy divertido entablar conversación con alguien que no habla tu propio idioma y tratar de comunicarse, aunque no domines completamente la lengua extranjera (lo cual lo hace más divertido, pues el intercambio cultural es mayor)
También puedes afianzar los conocimientos que has asimilado durante el curso de cualquier asignatura ( probablemente eso no sea tan divertido como el caso de los idiomas)




Puedes esperar el amor… o ir a buscarlo. ¿Nunca habéis tenido un amor de verano? De esos que duran prácticamente diez días mientras estás en la playa, sientes que has encontrado a tu media naranja, y luego tu corazón es exprimido vilmente cuando te vas (vale, no tiene por qué acabar exactamente así, pero es una opción que siempre hay que tener en cuenta)
Además, ¡la canción de Avicii te organiza todos los días de la semana! Así que ya sabéis: el jueves es el día esencial para esperar el amor.
Por su puesto, si ya has encontrado a esa persona especial, estás en la época perfecta para pasar tiempo con ella, ir a cafeterías, tomar helados, ir a la piscina…


Acción que me recuerda al siguiente apartado:




Es uno de los mejores deportes que se pueden practicar, pues combinas agua con ejercicio, de modo que tonificas tu cuerpo al mismo tiempo de asegurarte de no morir por insolación.
La piscina a la que voy es una hermosura al aire libre en la que se pueden hacer largos con toda la tranquilidad del mundo y practicar submarinismo, pues en el fondo tiene una profundidad de alrededor de 1,80 metros y nunca sabes lo que puedes encontrar. Además, cuenta con varias canchas de baloncesto, fútbol, pistas de atletismo, un gimnasio, pistas de tenis, de paddel y varias mesas de pin-pon.
También se puede nadar en la playa, o en un río o un lago cercano, siempre con cuidado de no encontrarte con ningún monstruo como Nessie.




Como es muy probable que tengas la mayor parte de las tardes libres, se puede quedar con los amigos y hacer toooodo tipo de actividades como pasear, ir de fiesta, salir por fin con esa gente que no ves desde hace 6 años pero que cada vez que os felicitáis el cumpleaños o la Navidad os recordáis que hay que quedar…
Se pueden montar fiestas de pijamas muy divertidas, o se puede quedar para hacer maratón de las series preferidas o de sagas de películas como: Crepúsculo, Harry Potter, Piratas del Caribe, El señor de los anillos…  lo cual nos lleva a:





Aquí incluimos ese listado infinito de libros que no has podido leer a lo largo del curso por culpa de los exámenes, aquellos que arrastras desde hace cuatro años pero que nunca ves momento para ponerte con las continuaciones (este año he prometido que tacharía muchos de esos casos, a ver si es cierto) y los que compras impulsivamente nada más acabar el curso con la excusa de poder llevártelos cuando te vayas de viaje.
Also, están esas series inacabadas que en cuanto acabemos la última temporada, empezarán a estrenar cuando retomemos el curso y, por lo tanto, volveremos a tenerlas pendientes. Este verano cuento con: Juego de Tronos, Bates MotelVikings, Gotham e igual empiezo Sense 8.
Contemos también con los videojuegos, como la Play, la Wii, la Xbox, la NDS
O escribir. Escribir taaaaanto como pueda antes de volver al trabajo y terminar de una vez por todas las correcciones pendientes.
Y, para terminar, las películas (aunque también puedes contarlas como acción de la vida social si las ves acompañado de tus amigos… hum… dilema…)





Es el turno de las tareas del hogar, como hacer la comida, bajar a comprar al supermercado, a la panadería a por pan, a la carnicería a por carne, a la pescatería a por pescado… Bueno, creo que ya ha quedado claro.
Limpiar la casa de arriba abajo, pintar las paredes, redecorar, ordenar, tirar papeles que no vas a utilizar nunca más (o eso crees, porque en cuanto pasan unas semanas después de haberlos tirado, sí que los necesitas), aspirar, barrer, fregar…



¡Y por último!, pero no menos importante:






Espero que pases un muy feliz verano, tengáis que trabajar, estudiar, estéis de vacaciones o vayáis donde vayáis.
¡Muchos besos!
Y aquí os dejo una última canción:





No hay comentarios:

Publicar un comentario