TRADUCTOR

Relato Juevero: Olvidar


 ICE-BERG

—¿Está seguro de que desea hacerlo?
El hombre, reclinado en aquel mullido diván, asintió.
—Usted mismo dijo que aferrarse al pasado no deja vivir el presente, ni mucho menos avanzar hacia el futuro.
—Sí, pero no me refería… a esto. —El psicoanalista abrió y cerró la mano repetidas veces, revelando y ocultando aquella pastilla en cuyo centro se leía: OLVIDO—. Ha de saber que un viaje al subconsciente puede significar un billete de ida, pero no de vuelta.
—Lo sé.
El doctor, sorprendido por su determinación, no se dio cuenta de que había mantenido la palma abierta hasta que él le cogió la pastilla y se la introdujo en la boca; sus iris, azules, cristalinos, brillaban con una cordura nunca vista.
Tragó. Cerró los ojos… y cuando los abrió se encontró en la punta de su iceberg.
Una sonrisa tiró de las comisuras de su boca, y sin pensárselo dos veces descendió. Pronto llegó al borde del agua; ni siquiera se molestó en tomar una bocanada de aire y se sumergió. Le sorprendió la magnitud del hielo, conformado por aquellos detalles de su vida que habían quedado encerrados en su mente, pero no olvidados del todo. Apreció una abertura y se coló en el laberinto de su memoria. Los primeros recuerdos, la mayoría felices, los pasó de largo; fue ante los problemas cuando decidió detenerse, haciendo añicos aquellos que no quería recordar nunca más.
 A medida que los destruía, iba notando las consecuencias de su amnesia auto infligida: ¿Por qué sentía tanto dolor? ¿Dónde nacía su pena? ¿Y su odio? ¿Cuál era el límite entre unos y otros? Incapaz de distinguir las alegrías, se dispuso a destruirlas también. El interior del iceberg se convirtió en hielo picado. Las paredes no pudieron soportar la ausencia de compartimentos, de modo que la presión externa del agua empezó a resquebrajarlas.
Los crujidos se sucedieron y un estallido lo envolvió.
Se había olvidado completamente de quién era… y ya no podía regresar.


Otras entradas que tratan el mismo tema:
Olvido recordar tu recuerdo (poema)

Para leer los OLVIDOS de otros participantes, clic aquí.

30 comentarios:

  1. Una metáfora perfecta sobre las dramáticas consecuencias de pretender vivir sin pasado. Todo lo vivido nós hace ser quienes somos. No podemos prescindir de nada. De intentar borrar solamente los dolores, tu protagonista comenzó a destruir también las alegrías y todos los recuerdos que sustentaban su personalidad. Me gustó mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. P.d deberias enlazarte con el blog organizador de este jueves, así los participantes podrán leerte desde allí. 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El link de la organizadora http://blogdemjmoreno.blogspot.com.ar/2017/07/este-jueves-un-relato-olvidar

      Eliminar
  3. Además deberías avisarle a María José para que te agregue a la lista 😀😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola de nuevo! Me alegro muchísimo de que te haya gustado el relato.
      Mil gracias por las posdatas, creo que ya está todo enlazado y apuntada a la lista 😊(http://blogdemjmoreno.blogspot.com.es/2017/07/este-jueves-un-relato-olvidar_26.html)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Precioso relato el que nos has descrito , quizás el aferrarse tanto al pasado tenga esas consecuencias que destruyen lo bueno y lo malo y al final te quedas en el olvido .. muy bonito me ha gustado mucho .
    Un abrazo y feliz semana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey! Me alegro de que te haya gustado.
      Gracias por comentar, besos y ¡feliz fin de semana!

      Eliminar
  5. Impactante relato amiga: Sobretodo me ha soprendido que por efectos de una pastilla pudiera destruir, todos sus recuerdos. Olvidar toda su vida anterior. Un saludo muy afectuoso.Y gracias por entrar en mi blog de andar por casa y comentar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, Montserrat! Gracias a ti también por pasarte y comentar ;) Es un placer participar y poder leer los relatos de otros participantes (es impresionante cómo, a partir de un mismo tema, se pueden crear infinidad de relatos distintos)
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  6. Hace falta mucha más cultura emocional en nuestra sociedad, que el dolor es tan importante como la felicidad es algo que no muchos logran comprender. Es triste decirlo, pero somos quienes somos por las grietas que tenemos en el corazón, por las lágrimas que derramamos, y por los llantos que ahogamos en la almohada.
    Las mejores enseñanzas se esconden tras los peores golpes que te da la vida, ¿por qué olvidarlos?
    Bonita reflexión Dafne. Siempre me sorprendes con la profundidad de tus textos. Enhorabuena por este.

    Un abrazo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mikel! Estoy completamente de acuerdo contigo: necesitamos mucha más educación emocional, ya sea trabajándola en familia como en la escuela o en la sociedad.
      Me alegro de que te haya gustado y sorprendido ❤ ¡Gracias por comentar!
      Un besazo

      Eliminar
  7. Es un relato muy bueno! A veces deseamos poder olvidar ciertas cosas de nuestro pasado, pero de ser así también perderíamos la experiencia que eso nos ha dejado. Es inevitable pasar por ciertas cosas, pero descartarlas de nuestra vida (si eso fuera posible) creo que sería algo caótico, tal como lo reflejan tus letras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, Sindel! Muy de acuerdo con tu reflexión ;)
      Gracias por pasarte y comentar,
      ¡un beso!

      Eliminar
  8. Un relato muy sugerente y surrealista a la vez, la pastilla del olfvido. Lo malo fue que acabó olvidándolo todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Carmen! Gracias por pasarte y comentar,
      un abrazo

      Eliminar
  9. Esos métodos para olvidar tienen su precio. Interesante planteo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, un precio muy caro.
      ¡Gracias por comentar!
      Saludos

      Eliminar
  10. Relegar al inconsciente es una de las maneras que tenemos de olvidar aunque siempre termina por salir todo a la superficie con pastilla o sin pastilla. Me encantó que utilizaras la misma metáfora que Freud para tu relato. Me gustó mucho. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero darte las gracias por hacer de anfitriona esta semana, ¡ha sido un placer!
      Me has sacado una sonrisa al nombrar a Freud, pues has acertado de lleno con el simbolismo que le quería dar.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  11. Hola, Dafne
    Me ha gustado lo impactante de tu relato.
    Un olvido auto infligido es difícil que tenga éxito. Tu protagonista decidió tomar aquella pastilla para desenterrar sus recuerdos, que lo llevaron a un letal final. Será verdad que dicen que: vivir los recuerdos es una parte trascendental para lograr el olvido?
    !Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola de nuevo, Yessy!
      Huuum... curiosa pregunta la que planteas... Está claro que sin recuerdos no habría nada que olvidar (como si ambos fueran las caras de una moneda) pero los recuerdos no tienen por qué implicar olvido, así que este último no es trascendental (?)
      ¡Abrazos!

      Eliminar
  12. Vaya me has sorprendido, un excelente e increible relato que realmente me quede con ganas de seguir leyendo una segunda historia, FEKICITACIONES !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte sorprendido, Maria, aunque no creo que vaya a haber segunda parte ;)
      ¡Gracias por comentar!
      Saludos

      Eliminar
  13. Woooooh!!! Buenisimo y magistral, aunque yo prefiero no tomar la pastilla del olvido. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Molí! Yo también prefiero no tomarla, jajaja
      Gracias por pasarte,
      ¡besos!

      Eliminar
  14. ¡Hola! No he podido evitar pensar en 'Eterno resplandor de una mente sin recuerdos'. Te ha salido increíble, que acabar esperando olvidar una parte de su vida y terminar perdido sin saber quién es, es... desagarrador ¡asusta! Me gustó mucho

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey, Roxi! Uo, pues no he visto esa película, me la apunto rápidamente.
      Me alegro de que te haya gustado *__*
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  15. El dolor y la alegria forman parte de nosotros, no podemos destruir uno y dejar otro, es la vida.Magnífica metáfora Dafne.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, San. Lo has resumido a la perfección.
      Me alegro de que te haya gustado y gracias por pasarte.
      ¡Besos!

      Eliminar